7 de febrero de 2013

MANIFESTACIONES EL 9 DE MARZO EN BILBO E IRUÑEA Comités de empresas en ERE se unen para rechazar despidos y reformas


GARA > Idatzia > Eguneko gaiak


MANIFESTACIONES EL 9 DE MARZO EN BILBO E IRUÑEA




Comités de empresas en ERE se unen para rechazar despidos y reformas

Trabajadores de una veintena de empresas con expedientes de regulación -pertenecientes a UGT, CCOO, CGT, Independientes, ESK, LAB y ELA- presentaron en Bilbo un manifiesto en contra de los despidos, de las reformas y de las imposiciones y llamaron a participar en las dos manifestaciones que se celebrarán el día 9 de marzo en Iruñea y Bilbo.







Juanjo BASTERRA
BILBO



El primer impacto de la presentación conjunta fue el llamamiento a que otros comités y otras empresas se sumen a esta avalancha sindical «en contra de los despidos, las reformas y las imposiciones de los gobiernos y los empresarios». Todos ellos reclamaron la defensa del empleo en un momento crítico para su futuro, dado que quienes comparecieron se encuentran. o han estado, inmersos en expedientes de regulación de empleo.



Así, todo el abanico sindical reclamó en Bilbo sumar adhesiones porque «la lucha de hoy es el empleo de mañana». Representantes de UGT, CCOO, CGT, Independientes, ESK, LAB y ELA de una veintena de empresa como AENA de Noain y de Foronda, de Alfa, de AP68 de Araba y Bizkaia, de Auzolagun de Bizkaia y Gipuzkoa, la asamblea de trabajadores de Cementos Lemona , Corrugados Azpeitia, Eurest, Fundiciones San Eloy, Incoesa, el comité de Bizkaia de Lanbide, la Mancomunidad de Lea Artibai, Laminaciones Arregui, Holtsa, Panda, Sunsundegui y Odi Bakar demandaron avanzar para hacer frente al poder neoliberal.


Algunos casos de nuestra Justicia cuando mira hacia fuera

Algunos casos de nuestra Justicia cuando mira hacia fuera


Opinión / Actualidad - Política

Escrito por Pascual Serrano

Jueves, 07 de Febrero de 2013 00:00

Son frecuentes las denuncias sobre el funcionamiento irregular y mucho veces injusto de nuestro sistema judicial, unas veces por el posicionamiento claramente sesgado de los jueces, y otras por los favoritismos del gobierno, como los recientes casos de indultos. Casi todas ellas suelen referirse a asuntos nacionales, de ahí que vale la pena recordar algunos casos de procesos penales de proyección internacional en los que nuestro sistema judicial ha tenido un papel importante.

El primero de ellos es el de Remedios García, quien durante cuatro años fue considerada "terrorista internacional" por nuestro sistema judicial -y por supuesto toda la coreografía mediática-. A Remedios le acusaron de ser el eslabón que uniría una operación terrorista conjunta nada menos que de las FARC, ETA y el Gobierno de Venezuela, en un proceso judicial que finalmente se quedó en nada. Cuatro años después de que el juez Baltasar Garzón ordenara su detención en julio de 2008 resulta que no hubo una sola prueba para incriminarla, por lo que al final no hubo ni juicio. Durante ese tiempo se quedó sin trabajo, sin vivienda, sin ingresos, sin libertad de movimiento y sin derecho al honor y a la propia imagen. El Juzgado de Instrucción nº 5 de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional resolvió el pasado 3 de septiembre el levantamiento de todas las medidas cautelares que pesaban sobre ella: devolución de su pasaporte, anulación de la prohibición de abandonar el territorio nacional, la devolución de la fianza impuesta tras su detención y el fin de la obligación de comparecer semanalmente ante el juzgado.

¿Qué está pasando en España?

¿Qué está pasando en España?


por Juan Torres López

Jueves, 07 de Febrero de 2013 12:13


No hay solución posible dentro del espacio político que marcaron los pactos de la transición. Ya no es posible disimular por más tiempo que no fue un diseño modélico, como tantas veces se ha querido hacer ver.

Cada vez más gente, dentro y fuera de nuestro país, se pregunta sorprendida qué está sucediendo aquí, y es natural. Hemos pasado de crear más empleo que nadie en Europa a tener casi seis millones de parados, de nadar en la abundancia a una recesión aguda, de tener superávit presupuestario a una deuda galopante, y de alardear de sistema financiero a tener que rescatarlo por la puerta de atrás. Y, además de todo ello, de una alternancia política más o menos ordenada entre dos partidos a una desafección creciente que amenaza con poner a ambos a los pies de los caballos en las próximas elecciones, por culpa de su traición al electorado y por su constante vinculación con casos vergonzosos de corrupción.