28 de marzo de 2013

La tarta de Barcina, más cara que el zapato de Bush


 GARA > Idatzia > Eguneko gaiak
PROCESO CONTRA LOS ACTIVISTAS ANTI-TAV

La tarta de Barcina, más cara que el zapato de Bush


El tartazo se ha convertido en una forma de protesta en infinidad de países, pero la petición de penas para las tres personas que «entartaron» a Yolanda Barcina no tiene parangón en el mundo entero, según denunció ayer Mugitu!
p006_f01_100x100.jpg

Aritz INTXUSTA
M untazer Zaidi, periodista iraquí, aprovechó una rueda de prensa de George Bush en su país para lanzarle su zapato, al tiempo que le gritó: «Este es el beso de despedida del pueblo iraquí, perro». Aunque para la memoria colectiva quedó la capacidad de Bush para esquivar el primer proyectil, Zaidi logró arrojarle sus dos zapatos, un gesto que, en la cultura islámica, se entiende como una muestra del más absoluto desprecio. Su segundo mensaje fue: «Esto es por las viudas y por los huérfanos y por todos los asesinados en Irak». Zaidi fue apresado de forma inmediata y lo metieron en la cárcel. Primero le cayeron tres años de cárcel y, en un segundo juicio, se lo redujeron a uno, que es lo que finalmente cumplió.
Este precedente de la justicia iraquí sirve de baremo para calibrar la petición de penas que han emitido tanto la Fiscalía de la Audiencia Nacional como la propia acusación popular que ejerce Yolanda Barcina contra las tres personas que le estamparon tres tartas en la cabeza en una cumbre sobre el Tren de Alta Velocidad en Toulouse. El Ministerio Público solicita cinco años de cárcel para los tres «tartalaris» y la misma condena para una cuarta persona, que reivindicó la acción en una rueda de prensa, así como una multa de 9 meses a razón de 10 euros diarios (2.700 euros por persona). Barcina, por su parte, quiere encerrar a tres de ellos durante seis años y a Gorka Ovejero, nueve, puesto que entiende que concurre el agravante de «prevalerse de su condición de autoridad». El motivo es que Ovejero es edil de Arruazu (114 habitantes). Las multas que solicita la acusación particular son de 3.600 euros y 5.400 para el concejal. Las cuentas son bien fáciles de hacer; «entartar» a Barcina puede salir cinco, seis o hasta nueve veces más caro que lanzarle zapatos a Bush. Más la multa.

Los fallos en la comida agotan la paciencia de la oposición, que se une para echar a Mediterránea


Los fallos en la comida agotan la paciencia de la oposición, que se une para echar a Mediterránea

PSN, ARALAR-NABAI, BILDU E I-E URGEN AL GOBIERNO DE UPN A RESCINDIR EL CONTRATO A LA ADJUDICATARIA
La empresa dice que su servicio ya es bueno, deja sin respuesta las preguntas en el Parlamento y pide controlar el reparto de bandejas
M. GONZÁLEZ - Jueves, 28 de Marzo de 2013 - Actualizado a las 05:04h
FUENTE: DIARIO DE NOTICIAS DE NAVARRA

Mariano Muñoz, con directivos de la empresa en el Parlamento.
Mariano Muñoz, con directivos de la empresa en el Parlamento.

La paciencia por las incidencias en la comida hospitalaria ya se ha agotado. La oposición, excepto el PP, aunque incluso este grupo elevó ayer el tono de sus exigencias a Salud para que intervenga, se unió para reclamar al departamento la rescisión del contrato a Mediterránea de Catering. Tras la retirada del decretazo sobre atención continuada y urgente, esta es la segunda ocasión en que los grupos con opción a gobernar, coincidieron en reclamar a Salud la rectificación de una decisión, en este caso la retirada del servicio de alimentación a la citada empresa tras la avalancha de incidencias y quejas de pacientes y profesionales del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea. Los grupos responsabilizaron a la consejera de Salud, Marta Vera, y a la presidenta del Gobierno foral, Yolanda Barcina, de lo sucedido hasta ahora y de las decisiones futuras.
PAMPLONA. Representantes de Mediterránea de Catering, encabezados por su presidente y director general, Mariano Muñoz, acudieron ayer al Parlamento a petición de UPN para explicar en una sesión de trabajo en la Comisión de Salud el funcionamiento del servicio externalizado en el CHN. Muñoz convirtió su exposición en una sesión más publicitaria que informativa y dejó sin respuesta la mayoría de preguntas concretas realizadas. Los escasos apuntes de autocrítica no satisficieron a los grupos de oposición, que criticaron al responsable de la empresa por obviar las cuestiones más espinosas, como las causas de la sanción impuesta por Salud, recurrida por la empresa, aunque Muñoz emplazó al departamento a precisar en qué términos, y repartir culpas sobre las incidencias, una estrategia de la que no escapó ni el mismo departamento. No renunció tampoco a mencionar la teoría del sabotaje, aunque informó de que no presentará denuncia tras su acusación como anunció el pasado 1 de febrero.

Ser de la ETA

Ser de la ETAPDFImprimirE-mail
Opinión / Actualidad Política
Escrito por Hugo Martínez Abarca   
Jueves, 28 de Marzo de 2013 00:00
-El único límite a la lucha política y social legítima es el mismo que a la acción política: los derechos humanos. Quienes hacenescrache pueden ser muy molestos (de eso se trata) pero no violan ningún derecho humano. Los diputados que mantengan el derecho a la vivienda (consagrado en el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos) como una quimera sí están violando los derechos humanos. Quienes superan los límites de lo legítimo son sólo éstos.

-A Cristina Cifuentes le suele molestar mucho la historia falsa de su marido en búsqueda y captura. Es lógico. Las acusaciones falsas son injustas y una forma ilegítima de atacar a alguien, además de una tontería dada la inmensa cantidad de razones verdaderas que hay para pedir que esta señora deje de tener un cargo público. Pero Cristina Cifuentes no puede quejarse de ninguna acusación falsa porque es sobre lo que ha montado su extravagante personaje público: el 25-S era golpista, la PAH es “filoetarra o proetarra” (peculiar matiz que algún día nos explicará) y cada semana tenemos manifestantes acusados de ejercicios violentos muy por encima de su capacidad física. Cristina Cifuentes debería entender lo feo que es hacer acusaciones falsas, mucho más si eres un cargo público que tiene a su mando a la policía, con capacidad para ejercer la violencia y convertir, en tanto que autoridad pública, las acusaciones falsas prácticamente en pruebas del delito.
-La burda historia sobre el vínculo de la PAH con ETA es patética. Una organización vizcaína de lucha contra los desahucios (Stop Desahucios Bizkaia) que no forma parte de la PAH decide sumarse a una manifestación por la normalización de la situación de los presos vascos. Algo, por otra parte, plenamente legítimo por mucho que en este país se pretenda que es proetarra querer que a un asesino de ETA se le aplique la misma normativa penitenciaria que a un asesino que no sea de ETA. Probablemente sea un error mezclar churras con merinas, pero en todo caso es un error legítimo y que no tiene nada que ver con una supuesta defensa de ETA. Y un error que tampoco tiene nada que ver con la PAH que sólo compartiría con Stop Desahucios Bizkaia lo mismo que comparte con el TEDH o con todos los partidos del Congreso si nos creyéramos sus discursos: la oposición a una legislación sobre desahucios “abusiva e ilegal”. A partir de ahí montan el circo: la PAH es ETA. Seguramente si Stop Desahucios Bizkaia no hubiera ido a esa manifestación habrían montado el mismo número: ya lo empezó el diputado más dicharachero de twitter, Carlos Martínez Gorriarán, denunciando como a nazis a los invitados en el Congreso de la PAH (curiosamente Gorriarán, diputado que reconoce que el programa económico de UPyD se inspira en las propuestas del lobby neoliberal FEDEA, ya ha explicado que si hay dación en pago se hunde el sistema bancario: por eso se anticipó a llamar a la PAH fascistas, etarras, o lo que haga falta para estigmatizar a la disidencia).

Oleada de protestas e indignación en toda España contra el ‘fracking’


Oleada de protestas e indignación en toda España contra el ‘fracking’ 

por José Luis Vidal Coy
Jueves, 28 de Marzo de 2013 10:56

Fuente: kaos en la red




Oleada de protestas e indignación en toda España contra el ‘fracking’
Un nuevo fantasma recorre España: el fracking. ¿Será casual que en pueblos tan aparentemente fuera del mundo como Munera (Albacete) se manifiesten más de 2.000 personas contra esa nueva en España forma de extraer gas del subsuelo con el método de la fractura hidráulica?

La realdad es que es una más de las decenas de protestas recientes contra ese nuevo método de extracción no convencional de hidrocarburos que llega por vía de empresas transnacionales desde el otro lado del Atlántico.
fracking_esquema
Esquema gráfico de una instalación para extraer gas natural mediante la técnica del 'fracking'. / gaslandthemovie.com
Pocas actividades industriales han generado en España una opinión contraria tan general y dispersa como esta consistente en extraer gas del subsuelo profundo inyectando a presión agua y compuestos químicos para fracturar la roca y liberarlo. Una práctica que contamina las aguas de los acuíferos por el uso de esas sustancias químicas en la fractura, provoca movimientos sísmicos de intensidad de hasta cuatro grados en la escala de Richter al destruir la roca del subsuelo ––registrados en Ohio, Estados Unidos––, agrede espacios naturales protegidos en cuya proximidad se realiza y necesita toneladas de agua para todo el proceso.
Un reciente análisis de la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania, EE UU) señala que las plantas de tratamiento actuales no logran eliminar la contaminación química de las aguas residuales usadas en el fracking. Según el estudio, el agua que llega al medio ambiente desde esas plantas contiene todavía sustancias químicas, según las muestras recogidas.