1 de mayo de 2013

ENTREVISTA SECRETARIO GENERAL DE CC.OO.Ignacio Fernández Toxo: “Es necesario organizarse para frenar esta brutal ofensiva”






ENTREVISTA SECRETARIO GENERAL DE COMISIONES OBRERASIgnacio Fernández Toxo: “Es necesario organizarse para frenar esta brutal ofensiva”En la Unión Europea, igual que en España, es necesario reforzar las alianzas sociales si queremos tener alguna oportunidad de éxito.
GEMA DELGADO 01/05/2013

Aumentar letra Reducir letra
Mundo Obrero: Estamos a las puertas de 1 de mayo que una vez más es peor que el anterior, ¿ve la salida del túnel? ¿Y si ve alguna luz, nos puede decir qué es lo que se ve al otro lado? ¿En qué condiciones vamos a salir, si salimos?
Ignacio Fernández Toxo:
 La austeridad conduce al abismo económico, y el colapso social es una evidencia para todos menos para sus impulsores. Ni hay “brotes verdes” ni “luz al final del túnel”. Sólo en el “trayecto” la coartada para provocar un cambio de modelo social.
Las reformas impulsadas hace ahora 10 años en Alemania se han convertido en una especie de “verdad revelada” que lo que pretende es garantizar que los países acreedores pagan las deudas contraídas (en gran medida con los bancos alemanes) y para ello no se duda en cambiar gobiernos, modificar constituciones o provocar gran sufrimiento a la población.

M.O.: Hay más de 6 millones de parados, con casi 2 millones de hogares en los que no entra ningún ingreso. ¿Qué mensaje les va a dar el Día Internacional del Trabajo a la gente que espera una respuesta al deterioro laboral, económico y profesional?
I.F.T.:
 No es cierto que no haya alternativas. Es necesario organizarse para frenar esta brutal ofensiva, exigiendo una distribución de la “carga” que impone la crisis distinta. Que pague más el que más tiene, que son quienes más se han beneficiado de la etapa de crecimiento. Tenemos que organizarnos para defender las conquistas realizadas en sanidad, educación, servicios públicos y sociales… derechos laborales... y para provocar una salida de la crisis en clave de progreso. España necesita redefinir prioridades y éstas están en las necesidades de las personas, en el empleo y en la protección en ausencia del mismo.

M.O.: ¿Qué pueden hacer los sindicatos? ¿Cuál son las principales propuestas de CCOO?
I.F.T.:
 La organización colectiva del mundo del trabajo, que es el sindicato, está hoy más vigente que nunca. Pero el sindicato no lo puede todo, ni puede solo, por esto hemos impulsado una amplia política de alianzas: la Cumbre Social, para ganar hegemonía para un discurso alternativo sobre los siguientes puntos:

- Refundar Europa en clave social; plan de choque europeo para impulsar la actividad económica y defender el modelo social. Financiado, en el equivalente al 2% del PIB europeo, desde la política fiscal renovada, la tasa a las transacciones financieras,…

- Una profunda reforma fiscal en España que recupere impuestos como el de Patrimonio o grave las SICAV como las sociedades que son y se asiente en una decidida lucha contra el fraude.

- Que la banca pública (nacionalizada) no se malvenda y opere en el mercado del crédito para financiar la economía a través de la familia y las empresas.

- Defender a las personas también en lo concreto, desde las “mareas”, en los convenios colectivos; frente a los despidos; o los desahucios; con las personas expoliadas de las “preferentes”, etc. En la defensa del sistema público de pensiones. Sin perder de vista la necesaria transformación del modelo productivo español.

Desafíos para el sindicalismo


Desafíos para el sindicalismo

Antonio Antón
Acaban de celebrarse los congresos confederales de los principales sindicatos: CC.OO. y UGT Sus estrategias afectan al conjunto de la sociedad y, en particular, a las clases trabajadoras y la izquierda social. Es un momento para participar en el debate colectivo sobre la experiencia reciente del sindicalismo y los desafíos presentes y futuros.
Fracaso del diálogo social
En los últimos años, junto con el paro masivo y las graves consecuencias sociales producidos por la prolongada crisis económica, se consolidan y generalizan las políticas de ajuste económico y austeridad para las clases trabajadoras en España y la UE, particularmente, desde el Consejo europeo de mayo del año 2010. Al recorte de condiciones y derechos sociolaborales de la ciudadanía se suma la apuesta liberal por el desequilibrio en las relaciones laborales, con refuerzo del poder empresarial y debilitamiento de los sindicatos. La imposición gubernamental de esas políticas regresivas, con el apoyo del poder económico y financiero, conlleva el fracaso del sistema de diálogo social como vía de freno a esas medidas y marco para establecer una política equilibrada y compartida frente a la crisis.
La tradición del movimiento sindical ha combinado en diferentes momentos una doble estrategia basada en el conflicto social y el acuerdo general, en la movilización sindical y sociopolítica y en la negociación y el diálogo institucional. La combinación de esos dos elementos básicos está condicionada por las estrategias y la posición de las contrapartes (gobiernos y organizaciones empresariales), así como por las expectativas de avance en los objetivos reivindicativos fundamentales para trabajadores y trabajadoras y la ciudadanía: mejoras sociolaborales y de empleo sustantivas, y fortalecimiento de la participación popular y, específicamente, del sindicalismo como instrumento de representación de intereses y mediación de propuestas y reivindicaciones de sus bases sociales. La acción sindical es un medio fundamental para conseguir resultados concretos en los dos planos: avances reivindicativos; mejorar la capacidad representativa, movilizadora y contractual del sindicalismo. En condiciones defensivas, se puede formular como freno al deterioro de las condiciones en los dos ámbitos con una acción firme y continuada que modifique esa situación desventajosa.
En los últimos años la estrategia sindical de diálogo social ha materializado tres grandes pactos generales: Acuerdo para la negociación colectiva del año 2010; acuerdo social y económico con el aval a la reforma de las pensiones del año 2011, y nuevo acuerdo para la negociación colectiva del año 2012. Ninguno de ellos ha supuesto avances sustantivos ni mejoras significativas para trabajadores y trabajadoras. Los supuestos compromisos de las contrapartes a los sacrificios salariales y de pensiones acordados también se han incumplido, y las arduas negociaciones posteriores han fracasado.

1º de Mayo 2013, 6.202.700 de razones para pedir la República

1º de Mayo 2013, 6.202.700 de razones para pedir la RepúblicaPDFImprimirE-mail
III República III República
Escrito por Paco Arenas / UCR   
Miércoles, 01 de Mayo de 2013 00:00
El primero de mayo de tanto quitarle sentido reivindicativo y darle más sentido festivo, durante muchos años fue perdiendo su esencia, pareja con la esencia que han ido perdiendo los sindicatos acomodados y en cierto modo cómplices del sistema, que nada tienen que ver con aquellos sindicatos reivindicativos y luchadores del pasado. Podría decirse que ni Franco hubiese tenido problema en financiarlos e integrarlos en el sindicato vertical. Puede ser una percepción exagerada, para muchos tal vez indignante, pero es la que tenemos gran parte de la sociedad española, de los trabajadores españoles, somos muchos quienes vemos a los dos principales sindicatos como parte del Régimen, como parte del problema y eso no es nada bueno, sino justo todo lo contrario.
 
No debemos olvidar que nosotros también tenemos gran parte de responsabilidad, que también somos parte del problema, nuestro nivel de sindicación está bajo mínimos, el sindicato no es la cúpula, el sindicato somos todos, si nosotros no estamos o nos callamos, la cúpula se acomoda y sirve a quien la mantiene sin miedo a que le muevan el sillón. En los sindicatos hay miles de personas honradas que creen que otro modelo es posible, que trabajan desde los mismos con honradez en beneficio de la clase trabajadora, que luchan por ella y junto a ella pero que poco o nada pueden hacer contra la burocracia que controla los mismos, entre otros motivos porque la gran masa de trabajadores no está en el sindicato.
 
Ni tenía explicación la pasividad de los sindicatos cuando en España había cuatro millones y medio de parados y era la derecha quien azuzaba a los sindicatos y les echaba en cara su complacencia con el gobierno neoliberal de Zapatero, ni tampoco en estos momentos con la derecha conservadora en el poder. 
 
El sindicalismo no es ni debe ser una huelga puntual, sea general o no, y cuando pase se olvida todo, así no lo hacían nuestros abuelos, así no lo hacía CC.OO. durante el franquismo y eso que era bastante más peligroso. Así se ríen de nosotros, hasta el punto que la vicepresidenta se atreva a decir ante la pregunta de por qué no estaba Rajoy para dar explicaciones sobre los 6.202.700 de parados se atreviese a decir que el “presidente” estaba solo para cuestiones importantes, o que la incompetente ministra del paro con risa estúpida se atreva a decir que han salvado miles de puestos de trabajo "Lo que hemos hecho en 16 meses ha sido salvar miles de empleos", su única capacidad y solución es rezarle a la virgen del Rocío, se ve que lo hace con tanta poca convicción que la virgen ni le escucha.