2 de mayo de 2013

La batalla política por el pleno empleo





(Im)pertinencias

 La batalla política por el pleno empleo

 01 de mayo de 2013

 Juan Torres Lopez

 Hace ahora justamente 70 años un economista polaco muy importante, Michal Kalecki, publicó un artículo (Aspectos políticos del pleno empleo) que me parece que tiene una gran actualidad en nuestro tiempo y particularmente en un primero de mayo como este. Kalecki partía de reconocer cuando lo escribía que una mayoría considerable de los economistas opinaba que, aun en un sistema capitalista, el pleno empleo puede alcanzarse mediante un programa de gastos del gobierno, siempre que haya un plan suficiente para emplear toda la fuerza de trabajo existente y siempre que puedan obtenerse dotaciones adecuadas de las materias primas extranjeras necesarias a cambio de exportaciones. Se aceptaba, decía el economista polaco, que si el gobierno realiza inversión pública (por ejemplo, si construye escuelas, hospitales y carreteras) o subsidia el consumo masivo y si además este gasto se financia con préstamos y no con impuestos, la demanda efectiva de bienes y servicios puede aumentarse hasta un punto en que se logre el pleno empleo.

 A la objeción (que todavía se sigue planteando) de que eso podría crear inflación, Kalecki respondía con total seguridad: la demanda efectiva creada por el gobierno actúa como cualquier otro aumento de la demanda, por tanto, si hay oferta abundante de mano de obra, planta y materias primas, el aumento de la demanda se satisface con otro de la producción. Lo que significa que si la intervención gubernamental trata de lograr el pleno empleo pero no llega a aumentar la demanda efectiva más allá del nivel del pleno empleo, no hay por qué temer a la inflación. A continuación, Kalecki señalaba que, a pesar de que esa tesis estaba bastante clara, tenía oponentes, entre los cuales mencionaba a “expertos económicos estrechamente conectados con la banca y la industria”, lo que le llevaba a pensar que, a pesar de que los argumentos utilizados son económicos, “hay un fondo político en la oposición a la doctrina del pleno empleo”.

El Gobierno busca rebajas de precios y salarios para lograr una “devaluación interna” hasta 2016


El Gobierno busca rebajas de precios y salarios para lograr una “devaluación interna” hasta 2016

7

El Ejecutivo confiesa en el Plan remitido a Bruselas el objetivo de sus políticas: una “devaluación interna”. El Gobierno hace balance del recorte: sólo en educación y sanidad, el ajuste alcanza los 6.000 millones de euros, un 0,4% del PIB. El Ejecutivo admite que la reducción ministerial pendiente será “intensa” y alcanzará un 8,9% en 2013 tras el 16,9% de recorte en 2012.

Los Gobiernos no dicen lo mismo en sus discursos públicos y en sus confesiones privadas. El de Mariano Rajoy tampoco. El Plan Nacional de Reformas que ha remitido a la Unión Europea revela algunos de los objetivos de sus políticas que el Ejecutivo ha negado en sus discursos hasta ahora. Para empezar, el Gobierno admite que busca rebajas de salarios y de precios, es decir, una “devaluación interna” de la economía, al menos, hasta el año 2016.
En su análisis el Ejecutivo incluye el argumento ya conocido de que “la nueva regulación está contribuyendo a la ralentización de la destrucción de empleo”. Sin embargo, subraya “la importancia de las reformas estructurales que propicien el necesario ajuste de precios relativos frente al resto de países de la eurozona, esto es, la devaluación interna de la economía”.
La falta de eufemismos preside también el plan de reforma de las pensiones. El Ejecutivo admite que las medidas ya adoptadas se traducen en un “mayor esfuerzo contributivo para la obtención de la pensión” y admite que medidas que hasta ahora se habían presentado como tendentes a “garantizar la sostenibilidad del sistema” (tales como el retraso en la edad de jubilación, el incremento de los años de cotización exigidos para alcanzar la pensión o el límite al acceso a la prejubilación) buscan un ahorro inmediato a las arcas públicas que ronda los 4.850 millones de euros anuales.

Las prioridades de Rajoy el 1 de mayo están en Venezuela

Las prioridades de Rajoy el 1 de mayo están en VenezuelaPDFImprimirE-mail
Imperio Latinoamérica
Escrito por Juan Carlos Monedero   
Jueves, 02 de Mayo de 2013 00:00
Primero de mayo. Millones en las calles del Reino de España (cuando la relación entre protesta y parados y entre enfado y sufrimiento sean directamentes proporcionales, otro gallo cantará en esta demediada democracia). Pero el Gobierno de Rajoy vuelve a la carga contra Venezuela, esta vez en boca del verboso Margallo. Dice que quiere ir a mediar en las elecciones en el país caribeño. ¿Pero no quedamos en que ya habían reconocido, como el 100% de la comunidad internacional -salvo los Estados Unidos de Guantánamo-, el resultado electoral?


En Venezuela celebran el Primero de mayo anunciando subidas salariales -que siempre están por encima de la problemática inflación en curso-. En el Reino de España, hablando de otros países.
Una de dos: o el shock del PP por los últimos resultados de empleo -el PP que ganó las elecciones prometiendo solventar el paro- les lleva a crear cortinas de humo cada vez más turbias y rasgadas, o el Ministro de Asuntos Exteriores, acostumbrado a hablar con un ser inmaterial que vive desde antes de los tiempos y creyente fiel, además, de que una paloma preñó a una señora sin desflorarla -luego hacen chistes con el pajarito de Maduro-, va por libre, escucha más al Opus Dei que a la prima de riesgo y hace comentarios contrarios a los que les han exigido algunos de sus jefes (REPSOL, BBVA, Telefónica).