19 de mayo de 2013

#tocaleelpitoaGallardon


Tercera Informacion
La polémica sobre la interrupción voluntaria del embarazo tiene muchas caras. Por un lado se hablan de cifras, de estadísticas, de cuánto han aumentado o disminuido las cifras para saber si una ley es satisfactoria o no. Pero este tipo de análisis son superficiales, no van a la raíz de la cuestión. Para algunos, lo primero que se debería analizar son las causas por las que una mujer decide interrumpir voluntariamente con su embarazo. En ese momento hablaremos de las causas moralmente aceptables para una Ley basada en supuestos. Hablaremos de los casos de violación, de riesgo para la vida de la madre, etc. Pero seguimos sin ir a la raíz de la cuestión, que es mucho más simple que todo esto y que podemos resumir en que mi cuerpo es mío.

“El Vaticano tendría que desaparecer, como Estado y como banco”


Eduardo Muriel (lamarea.es)
“Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios”. Con esta lapidaria frase, según cuenta el evangelio de Mateo, se dirigió Jesús a los sacerdotes, que utilizaban la posición que les daba la religión para hacer riqueza. Esta visión la aplican hoy curas como Enrique de Castro, que lleva más de 40 años dedicando su vida a los desheredados desde una parroquia de Vallecas (Madrid), la San Carlos Borromeo, que ha servido de sede de asambleas a colectivos sociales en incontables ocasiones. El cura Javier Baeza le ha tomado el relevo, pero De Castro continúa su labor junto a los desheredados, pese al retiro nominal.