22 de julio de 2013

El PCE se suma a la querella argentina contra los crímenes del franquismo

MEMORIA HISTÓRICAEl PCE se suma a la querella argentina contra los crímenes del franquismo



EL PCE ha remitido una relación de más de 30.000 personas represaliadas por el franquismo, desaparecidos, ejecutados extrajudicialmente o por condenas puestas por consejos de guerra sumarios.

Aumentar letra Reducir letra
El Partido Comunista de España (PCE) se ha personado como parte querellante en la causa judicial que se sigue en la República Argentina para determinar responsabilidades penales por los crímenes de genocidio y lesa humanidad perpetrados en España por el régimen franquista. Este proceso penal fue iniciado por víctimas del franquismo a consecuencia de la inactividad judicial, y por tanto impunidad, en que han quedado estos crímenes en España, tras la decisión del Tribunal Supremo de paralizar cualquier investigación judicial que se siguiera sobre estos hechos criminales en los juzgados españoles, alegando para ello el lamentable y alegal argumento de que la Ley de Amnistía otorgada por el Parlamento en 1978 respecto a los delitos políticos tipificados y perseguidos por Franco, también habría tenido el efecto de amnistiar los delitos contra la humanidad cometidos por el régimen franquista. El Tribunal Supremo obviaba así tanto el concreto contenido de la Ley de Amnistía –que en absoluto establece entre los delitos políticos amnistiables los crímenes cometidos por el franquismo, delitos que nunca habrían sido políticos- como la legislación y jurisprudencia interna e internacional que proscriben y hace jurídicamente inviable cualquier amnistía o indulto respecto a crímenes internacionales como son el genocidio y el delito de lesa humanidad.

El caso Bárcenas pasa a otra dimensión

El caso Bárcenas pasa a otra dimensión


Las organizaciones promotoras de la querella Bárcenas se muestran satisfechas de que las investigaciones den un paso decisivo con la declaración de hoy del ex tesorero.

La documentación probatoria ha sido presentada donde corresponde, en sede judicial, y los contactos entre constructores y políticos han sido confirmados. Se arroja luz sobre un sistema organizado y sistemático de pagos y concesiones, como han podido confirmar los abogados de la Asociación Libre de Abogados (ALA), Izquierda Unida (IU), Ecologistas en Acción, Los Verdes y Justicia y Sociedad.
Las revelaciones muestran que el “caso Bárcenas” pasa a otra dimensión. Hoy más que nunca queda patente que lo que realmente se está investigando en la Audiencia Nacional son delitos de extrema gravedad, como delitos electorales y financiación ilegal de partido, sobornos, prevaricación, adjudicaciones ilícitas o cohecho. Se debe hablar de “caso Génova” o “caso constructores”, en alusión a los empresarios que, supuestamente, hicieron los pagos a la contabilidad B del Partido Popular.
Desde que Luis Bárcenas está en situación de prisión preventiva la publicación de material en los medios de comunicación se ha acelerado, pero no ha sido hasta hoy cuando la documentación ha sido aportada donde realmente debe serlo, en sede judicial. Es así como se facilita la investigación para probar los ilícitos penales.
Luis Bárcenas ha hecho entrega de cuantiosa documentación que va desde la contabilidad opaca e ilícita del PP desde 1990 hasta 2008, numerosos recibís de entregas de dinero, notas explicativas sobre la procedencia de los donativos ilícitos o entregas de dinero, hasta resguardos bancarios de ingresos de donativos fraudulentos.

Un rey en Tinduf

Un rey en TindufPDFImprimirE-mail
Imperio Sahara Occidental / Marruecos
Escrito por Juan José Téllez   
Lunes, 22 de Julio de 2013 00:00
Si Juan Carlos I viajara a los campamentos saharauis de Tinduf, en la hamada argelina, probablemente no habría un festín del mismo porte con el que le acaba de obsequiar Mohamed VI durante su última visita a Marruecos. En todo caso, un té con un par de fantas en el centro de acogida de Rabuni, una jaima en mitad de ninguna parte, donde el rey de España departiría con Mohamed Abdelatiz, presidente de la República Arabe Saharaui Democrática. Ambos degustarían ese güisqui sin alcohol de todos los desiertos, con sus tres tomas correspondientes: la primera, sin azúcar, amarga como la vida; la segunda, azucarada, dulce como el amor; y, la tercera, con los posos de azúcar de la toma anterior, suave como la muerte.

Lo mismo nos ofrecen resucitar la peseta frente al euro y, desde luego, nos podrán ofrecer un máster para sobrevivir a cualquier crisis, levantar un Estado en las arenas, con el empuje de sus mujeres y el sacrificio de sus jóvenes. Sería, eso sí, muy valorada la fotografía de Emilio Botín con una melfa y un turbante, intentando alcanzar un acuerdo con los beduinos que controlan el mercado negro de la región, mucho más allá del muro levantado por Marruecos, de las minas antipersonas, de aquel pedregal en donde doscientas mil personas llevan veinte años esperando un referéndum de autodeterminación del antiguo Sáhara español, que no va a tener lugar nunca.

Muchos relojes de oro y poca decencia política

Muchos relojes de oro y poca decencia políticaPDFImprimirE-mail
Opinión / Actualidad Política
Escrito por Agustín Moreno   
Lunes, 22 de Julio de 2013 00:00
La corrupción es el segundo problema para los españoles, lógicamente detrás del paro, según el barómetro del CIS de junio. Si hacemos caso a Metroscopia la desconfianza ciudadana hacia la gestión política de las investigaciones judiciales de los escándalos que vive el país llega a porcentajes del 90%; no se hacen grandes distingos entre la actitud de PP y PSOE ante sus casos de corrupción más emblemáticos (Bárcenas y los ERE) y se constata el fuerte desgaste en la intención de voto hacia ambos. Es normal la reacción ciudadana. Por una parte, abruma la suma de escándalos: saqueos de entidades financieras, financiación irregular de los partidos, enriquecimiento espectacular de algunos políticos, pago de comisiones, sobornos y cohechos…

Estamos ante una tangentópolis entre una parte de la clase política y empresarial, como la que en Italia se llevó por delante al sistema político surgido tras la II Guerra Mundial. Aquí va a pasar lo mismo.
La tolerancia hacia la corrupción disminuye al mismo tiempo que la población se está empobreciendo brutalmente. Muchas personas no tienen para comer y pagar la hipoteca, y se ven despojadas de sus derechos precisamente por la política que realizan los que se han estado enriqueciendo y llevando sobresueldos. Produce rabia ver la impunidad de la que gozan los altos delincuentes que pasan por ser próceres de la nación, cuando se conocen casos concretos de penas de cárcel para personas como un joven por robar una gallina o una madre por usar en el supermercado una tarjeta de crédito que se encontró, para dar de comer a sus hijos.