6 de agosto de 2013

Jaque al rey, hacia la Tercera República

Jaque al rey, hacia la Tercera República

06ago 2013
 Compartir: facebook twitter meneame
Cayeron las barreras. Cuestionados abiertamente por los ciudadanos, el Rey y la Monarquía se tambalean. La crisis económica e institucional puede llevarse por delante a un régimen heredero del franquismo del que, dicen los republicanos, no puede venir el cambio necesario. Incluso empujan en la misma dirección ciertos sectores del poder temerosos de que la Corona los arrastre en su caída.
Texto: Juan Luis Gallego. Infografía: Nerea de Bilbao
rey-despega
El 70% de los españoles no votamos la Monarquía. Nadie de entre los menores de 52-53 años tenía en 1978 la edad suficiente para acudir a las urnas cuando los españoles fueron llamados a votar ‘sí’ o ‘no’ a una pregunta, “¿Aprueba usted el Proyecto de Constitución?”, planteada como un ‘todo o nada’, un cheque en blanco hacia una democracia tutelada por Juan Carlos I o la continuidad de las leyes del franquismo. 35 años después, la valoración de la Corona entre los ciudadanos es la peor de su historia: en la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas correspondiente al mes de abril obtenía una puntuación de 3,68 sobre 10. ¿Por qué, entonces, continuar con ella?
¿Porque es útil? “Que alguien pueda sostener que la Monarquía tiene alguna utilidad en la España actual me parece delirante. Dudo de que alguna vez haya sido útil, pero no cabe duda de que hoy se ha convertido en una parodia de sí misma”, contesta el historiador Josep Fontana, profesor emérito de la Universidad Pompeu Fabra.
¿Porque en la actual situación de crisis y deterioro de las instituciones garantiza la estabilidad necesaria para salir adelante? “En las extraordinarias circunstancias actuales, de crisis económica e institucional, la Monarquía, y en concreto Juan Carlos, no pueden encabezar el movimiento de regeneración política, cultural y educativa que necesitamos”, afirma Julián Casanova, catedrático de Historia por la Universidad de Zaragoza.

Nuestros muertos no merecían ser fusilados señor alcalde del PP de Baralla

Nuestros muertos no merecían ser fusilados señor alcalde del PP de Baralla

por Francisco González Tejera
Lunes, 05 de Agosto de 2013 18:08
Compartir redes sociales
Vota este articulo
(5 votos)
  • tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente 
  •  
Nuestros muertos no merecían ser fusilados señor alcalde del PP de Baralla
Ya resulta habitual que miembros del PP lancen exabruptos contra las víctimas del franquismo, lo hacen como si se sintieran con la razón absoluta, mientras otros de sus compinches van a la cárcel por corrupción o son abucheados por la ciudadanía en cualquier acto público que realicen.
El alcalde del PP del municipio gallego de Baralla, Manuel González Capón, ha manifestado sin cortarse un pelo y sin ningún tipo de vergüenza, según fuentes de la oposición socialista, “que las personas condenadas a muerte durante el franquismo se lo merecían”.
Estas horrendas declaraciones no pueden venir de otro lugar que de la boca podrida de un miembro del partido de Luís Bárcenas, “El bigotes” y otros ladrones, que junto a fascistas que firmaron sentencias de muerte siendo ministros como Manuel Fraga Iribarne, conforman esta fuerza política, fundada al amparo de una criminal dictadura que asesinó a casi medio millón de personas, que dejó en la cuneta a cientos de miles de desaparecidos/as, que torturó salvajemente a su pueblo, que robó y vendió bebés de niños y niñas sacados de sus cunitas por monjas, curas y médicos nazi-falangistas, que desde la putrefacción de la Iglesia Católica, cometieron las acciones más horrendas de la historia de España.
Como nieto de un fusilado no tengo más que mostrar mi total indignación ante estas vergonzosas afirmaciones, de un tipo que se paga sus juergas con dinero de los contribuyentes, que al mejor estilo de otros bocanegras de su partido escupe mierda contra las personas que dieron su vida defendiendo la democracia y la libertad, contra el sufrimiento de nuestras humilladas y vejadas familias, contra miles de luchadores/as que sufrieron en sus carnes brutales torturas y violaciones, por parte de una chusma con gorros de requetés, tricornios, falangistas y psicópatas militares traidores, que cometieron un genocidio, unos crímenes de lesa humanidad que jamás prescribirán, que un día serán juzgados por la justicia universal de los pueblos.

Las liquidaciones tributarias de don Juan Carlos I de Borbón y las declaraciones patrimoniales de doña Cristina

Las liquidaciones tributarias de don Juan Carlos I de Borbón y las declaraciones patrimoniales de doña CristinaPDFImprimirE-mail
Monarquía La cuentas del rey
Escrito por Salvador López Arnal   
Martes, 06 de Agosto de 2013 00:00
“Hacienda somos todos”. ¡Menudo chiste! Analicemos los alrededores de la primera autoridad del Estado, la primera de este régimen en descomposición acelerada, en un nudo esencial –relación padre-hijo- de cuya ejemplaridad social es difícil, muy difícil disentir.
El portavoz del sindicatos de Técnicos de Hacienda, José María Mollinedo [JMM], ha recordado recientemente que los datos de las liquidaciones tributarias que tuvo que hacer Juan Carlos I “cuando recibió la herencia de su padre tienen que estar registradas en la notaría donde se realizó la escritura de aceptación de la heredad y en la comunidad autónoma donde se liquidó el impuesto. La herencia suiza del rey se gastó en deudas de los Condes de Barcelona” [1].

El portavoz hacendístico ha realizado estas afirmaciones después de conocer que la Casa Real -¡la Casa Real y sus 40… asesores!- dice tener la convicción “de que el impuesto se liquidó pero que no lo puede acreditar con datos documentales de Hacienda.” ¡Qué cosas que pasan en nuestra casa Real, la real casa de doña Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia y del Duque palmesano! ¡No pueden acreditar los datos!