15 de agosto de 2013

Agresiones a la sede del Partido Comunista de Madrid


Agresiones a la sede del Partido Comunista de Madrid

Aumentar letra Reducir letra
El día de hoy, nuevamente ha amanecido la sede del Partido Comunista de Madrid con pintadas. Esta vez con spray. Hace pocas fechas apareció la fachada del local con pegatinas de imprenta firmada por un grupo de supuesta denominación Comunista, así como pintadas a rotulador con insultos que fueron inmediatamente retiradas y a las que no se les prestó la mayor atención. Esta segunda vez, ya la puerta de entrada estaba cubierta de una gran pintada con el término Traidores escrito en ella y el símbolo de la misma organización a su lado. Entendemos que estos ataques se quedarán ahí; que la cordura prevalecerá al infantilismo e intransigencia de aquellos a los que aplicar el dicho popular de que no hay peor ciego, que el que no quiere ver.

El Partido Comunista de España ha demostrado, a lo largo de su historia, estar con la clase trabajadora, de quién forma parte. Su enemigo de clase es el capital y sus representantes, hoy con el rostro de la oligarquía económica, los terratenientes agrarios, la banca, la troika y, en general, la oligarquía que con sus políticas de ajuste y recorte, condenan a la clase trabajadora a vivir unas condiciones extremas mientras ellos mantienen y agrandan sus privilegios y beneficios.

Quien considera al Partido Comunista de España como traidor, sólo puede ser por su profundo desconocimiento o por su cómplice participación con la oligarquía de nuestro país.

Antonio Romero: “El Ministerio de Trabajo convierte España en un plató de Gran Hermano”

Antonio Romero: “El Ministerio de Trabajo convierte España en un plató de Gran Hermano”

aromeroFátima Báñez da más vueltas de tuerca
El Ministerio de Trabajo convierte España en un plató de Gran Hermano
El buzón que debería abrirse en España es el de las urnas, para dar la palabra a la ciudadanía
Estimados ciudadanos, estimadas ciudadanas:
La Ministra de Trabajo (que, por cierto, no ha trabajado nunca) la sra Bañez, ha abierto un buzón anónimo para que los y las ciudadanos y ciudadanas denuncien los fraudes laborales; es decir, para que los y las ciudadanos y ciudadanas se denuncien los unos a los otros.
El objetivo no puede ser más ramplón: se trataría de expulsar del subsidio de desempleo y de otras prestaciones sociales a miles de perceptores, además de impedir que haya personas cobrando prestaciones del Estado y “trabajando” al mismo tiempo, y así maquillar las cifras que provoca la crisis.
El gobierno sostiene que no hay seis millones de parados/as y que la crisis no es la única responsable de esta altísima cifra. Mejorar las estadísticas ante la Troika es lo que importa a este gobierno: No le importan las personas, los números están por encima del drama social y humano.

Los contratos sin horas, la explotación que viene en Europa

Los contratos sin horas, la explotación que viene en Europa

15 agosto 2013 | Categorías: Portada, Unión Europea
McDonald’s 2David Bollero

En Reino Unido, compañías como McDonald’s contratan hasta al 90 por ciento de sus trabajadores bajo esta modalidad laboral, que permite al empleador no estipular cuántas horas trabaja su plantilla, exigiendo disponibilidad en función de la carga laboral.
“Las semanas que más trabajo puedo llegar a hacer más de 70 horas, y las que menos, ocho o nueve”. Así relata Aaron, de 45 años, su situación laboral como cuidador de personas mayores en una empresa que depende directamente de la Administración en un barrio del sur de Londres.
Este cuidador se siente atrapado en un contrato sin horas, esto es, uno en el que el empleador no estipula cuántas horas semanales trabaja su plantilla, exigiéndole disponibilidad en función de la carga de trabajo.
Una modalidad de contratación bastante similar a la que la patronal española quiere implantar en el país. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha propuesto al Gobierno de Mariano Rajoy que los empresarios puedan “imponer” a los trabajadores la conversión de su contrato a tiempo completo en uno a tiempo parcial cuando “existan causas que lo justifiquen”. Sin embargo, estas propuestas ya han recibido el rechazo frontal de los sindicatos, que temen que estas medidas únicamente sirvan para aumentar la precariedad laboral, tal y como ocurre en Reino Unido.