19 de agosto de 2013

El oro azul del siglo XXI

El oro azul del siglo XXI 



 Cuando estudiábamos en la escuela un profesor nos enseñó el ciclo del agua: esta se "recicla" por si sola. Evaporación, lluvia, la filtración en el suelo, los ríos, las desembocaduras, etc. Ahí aprendimos que el agua "no se acaba nunca". Lo dice el propio nombre: es un ciclo.



Reportajes | Montse Aparicio-Tercera Información | 18-08-2013 |  facebook yahoo twitter


Ahora, esta secuencia está contaminada. Han aparecido agentes externos que lo han hecho entorpecer: la aglomeración ciudadana en las ciudades, la contaminación, las grandes industrias, las mismas hidroeléctricas, los embalses o los transvases entre muchos otros, que obstruyen la naturaleza del agua y, en consecuencia, del planeta.
El oro azul del siglo XXI está generando problemas a escala mundial como nunca antes lo habíamos visto. Quizás porque ahora se sabe todo o, seguramente, porque ahora nos afecta a nosotros. No se trata de un problema de cantidad de agua, sino de calidad. En las grandes ciudades se debe garantizar la salubridad del abastecimiento.
Esta semana salía en los periódicos la noticia de que la primera iniciativa ciudadana Europea a favor de la gestión pública del agua, tenía ya más de 1.500.000 de firmas. Esta iniciativa, el equivalente a las ILP estatales, es la única forma que se tiene de poder intervenir en la agenda política europea. ¿Por qué ahora? La Asamblea General de Naciones Unidas en su Resolución 64/292 de 28 de julio de 2010 reconoce el derecho humano al agua y al saneamiento como un derecho humano esencial, lo cual se contradice con las políticas de privatización de la gestión de este recurso, esencial para la vida de los ciudadanos.
Esta presión social ha ocasionado consecuencias positivas: el comisario europeo de mercado,Michel Barnier, anunció que el agua quedaba al margen de la propuesta de regulaciones público-privadas sobre concesiones para los servicios de interés público como los ferrocarriles o correos.

El fracaso del socialismo liberal

El fracaso del socialismo liberalPDFImprimirE-mail
Opinión / Actualidad Economía
Escrito por Vicenç Navarro   
Domingo, 18 de Agosto de 2013 00:00
Ya en 2006, predije qué era lo que ocurriría en España y también lo que le pasaría al partido mayoritario de las izquierdas españolas, el PSOE. En mi libro El subdesarrollo social de España: causas y consecuencias, escrito aquel año, hice una crítica del pensamiento económico del PSOE, prediciendo lo que pasaría y ha pasado. La caída casi en picado del apoyo popular al PSOE a partir de la crisis (y lo que es más importante para explicar el declive, a partir de la respuesta del equipo económico a la crisis) era totalmente previsible.

En lugar de alegrarme de haber acertado en mis estimaciones, me apena llevar razón, pues hubiera sido mejor para el país que yo estuviera equivocado. Las consecuencias de lo ocurrido para España han sido enormemente negativas. En realidad la respuesta del equipo económico del gobierno Zapatero a la crisis preparó el terreno para el desarrollo de las políticas neoliberales del gobierno Rajoy. El camino a seguir lo estableció el gobierno Zapatero, aunque el gobierno Rajoy lo haya transformado en una autopista muy ancha, con cinco carriles, por los cuales pasan todas las políticas más duras del neoliberalismo.
Ni que decir tiene que el gobierno Zapatero dio pasos positivos, y algunos muy positivos, en las áreas de defensa de los derechos humanos, de igualdad de género y también en varias áreas sociales. Pero, en las áreas económicas su comportamiento y respuesta era de libro de texto liberal. Esta doctrina económica quedaba bien plasmada en el libro titulado De nuevo socialismo del que era mentor en economía del candidato y más tarde Presidente Zapatero, el economista Jordi Sevilla.

Matilde Landa, la mujer que prefirió la muerte al bautizo

Matilde Landa, la mujer que prefirió la muerte al bautizo

La dirigente del PCE se suicidó en el penal de Mallorca en septiembre de 1942 el día en el que el régimen franquista había organizado su conversión al catolicismo

ALEJANDRO TORRÚS Madrid 18/08/2013 08:36 Actualizado: 18/08/2013 08:44
Matilde Landa.

Matilde Landa.

Matilde Landa prefirió la muerte. La dictadura franquista ofreció a la dirigente comunista mejoras en la alimentación de los hijos de las presas del penal de Mallorca a cambio de su bautismo y conversión al catolicismo. Matilde eligió sus principios. El 26 de septiembre de 1942, día que estaba prevista la ceremonia de bautismo, Landa se precipitó por la terraza hacia el patio interior de la prisión. Se suicidó. En los 45 minutos que duró la agonía de Landa, completamente inconsciente, las autoridades eclesiásticas de Illes Balears aprovecharon para bautizarla en articulo mortis. 
Minutos antes de su suicidio, Landa escribió una carta a su hija donde, de manera encubierta, se despedió de ella rogándole perdón. La ceremonia de su bautizo ya estaba preparada. "Hoy es el gran día, dicen. Doña Bárbara, otras señoras de Acción Católica y las monjitas andarán relamiéndose con el triunfo. El dolor del pecho no me deja pensar, Carmencilla; pero no creo que el aceite alcanforado alivie mi sufrimiento, porque otro dolor, más hondo, es el que me acucia(...)".