21 de agosto de 2013

La perversa historia de las cosas

La perversa historia de las cosas

20ago 2013

Millones de personas trabajan en todo el planeta en condiciones análogas a la esclavitud para engrasar la máquina del consumo y el incesante proceso de acumulación de capital que requiere el sistema. En las últimas décadas, la sociedad civil comienza a pedir responsabilidades a las empresas y a entender el consumo como un acto político.
esclavitud-moderna
Un buen día, la urbanista estadounidense Annie Leonard estaba en la cola de un supermercado a punto de comprar una radio por 4,99 dólares (unos 3,5 euros), cuando se preguntó: ¿Cómo es posible que esta radio sea tan barata? La devolvió a su estante, se marchó del supermercado y escribió el guión de The Story of Stuff (La historia de las cosas), un conciso documental que ilustra la cadena de extracción, fabricación, distribución, consumo y deshecho de las cosas que consumimos.
Para que esa radio llegue a nuestras manos a ese precio irrisorio, alguien pagó la diferencia: casi siempre, el planeta, que se desgasta por la irresponsable codicia extractiva, y los trabajadores, que en muchos rincones del globo tejen nuestros jerséis o fabrican nuestros móviles en condiciones similares a la esclavitud. Es lo que, como recuerda Leonard, las empresas llaman cínicamente “externacionalización de costes”.

La ley andaluza de memoria histórica fija multas de hasta 30.000 euros por mantener la simbología franquista

La ley andaluza de memoria histórica fija multas de hasta 30.000 euros por mantener la simbología franquista

La futura norma establece la realización de un inventario de símbolos de la dictadura y un calendario para su retirada. También se creará un censo de personas desaparecidas tras el golpe militar del 18 de julio de 1936

EDUARDO ROJO / Granada / 19 Ago 2013 5
El monolito en homenaje a Primo de Rivera, en el centro de Granada. // CHARO VALENZUELAEl monolito en homenaje a Primo de Rivera, en el centro de Granada. // CHARO VALENZUELA


Las instituciones y organismos que mantengan símbolos de exaltación de la dictadura en espacios públicos serán sancionados con una multa que va desde los 300 euros, en una primera amonestación, hasta los 30.000. La futura Ley andaluza de Memoria Democrática, que está en fase de anteproyecto, fija sanciones para quienes infrinjan la norma, y da postead a la Junta de Andalucía para proceder a la retirada de los símbolos franquistas. Se trata de “evitar hacer trampas, como están haciendo algunos con la simbología franquista”, explica el parlamentario socialista por Granada Javier Aragón.
La nueva norma también establece la realización de un inventario de símbolos de la dictadura que aún permanecen en las calles y un calendario para su retirada. “Pretendemos que se haga de manera consensuada y que todos los demócratas estemos de acuerdo en que deben retirarse los elementos que hacen apología al franquismo”, señala el parlamentario socialista.

"Las empresas eléctricas y el Gobierno se han aliado para cargarse las energías renovables"

"Las empresas eléctricas y el Gobierno se han aliado para cargarse las energías renovables"

La cooperativa de energía verde GoiEner acusa al Ejecutivo de aplicar medidas disuasorias para evitar el autocosumo a través de paneles solares.
GoiEner seguirá adelante con sus planes de expansión, a pesar de que deberá ralentizar el ritmo debido al descenso de la rentabilidad y las trabas impuestas por la reforma en el sector eléctrico.
Remiten a la CE los planes de energía sostenible de 3.000 municipios europeos
El Gobierno ha impuesto duras trabas al autoconsumo de nergía por medio de paneles solares.

"Se quieren cargar el sector de las energías renovables, pero nosotros vamos a seguir adelante porque el futuro será renovable o no habrá futuro". Alberto Bezunartea, socio promotor de GoiEner, una cooperativa integrada por casi 500 socios que han sumado sus fuerzas para impulsar un modelo de energía verde en Euskadi, asegura que la reforma del sector eléctrico elaborada por el Gobierno central busca el "fin de las renovables". "El Ejecutivo", añade, "se ha aliado con las grandes empresas eléctricas porque no les interesan las renovables. Es increíble que algo así ocurra en un país con un potencial tan enorme de sol, viento y agua".
El autoconsumo a través de los paneles solares y otras tecnologías dejará de ser rentable para rebajar el coste que pagan los usuarios en la factura de la luz tras la reforma que ha presentado el Gobierno. Las nuevas condiciones para el sector eléctrico contemplan un impuesto —peaje de respaldo— que tendrán que pagar los productores de electricidad para consumo propio. A esto hay que sumar, los sucesivos recortes de los Gobiernos socialista y popular al sector —primero redujeron los años que les garantizaban las primas a los productores, después hubo una limitación horaria en la retribución—, lo que ha llevado al sector de las renovables a una situación límite.