9 de septiembre de 2013

Políticos ante la justicia


Políticos ante la justicia

POR MIGUEL IZU - Viernes, 6 de Septiembre de 2013 - Actualizado a las 06:05h

NOS hemos acostumbrado, tristemente, a que entre las noticias de cada día junto al tiempo, la Bolsa o los deportes haya una sección de causas judiciales con políticos y partidos implicados, imputados o acusados de lo que popularmente se entiende como corrupción (cohecho, malversación, prevaricación, etcétera). Ante tales casos la ciudadanía suele transitar de la expectación a la decepción. En un país donde nadie responde de nada, a veces brota la esperanza de que alguien tenga que responder ante la Justicia de los muchos y graves desaguisados que padecemos. Pero a la vista del resultado de bastantes de esos procesos cunde el desánimo y el escepticismo y la idea de que la Justicia es ineficaz o, peor todavía, complaciente ante la corrupción, de que los políticos son intocables y salen casi siempre de rositas.

Madrid, olímpicamente franquista

Madrid, olímpicamente franquistaPDFImprimirE-mail
Nuestra Memoria La ley de la memoria
Escrito por Alejandro Torrús   
Lunes, 09 de Septiembre de 2013 00:00
La ciudad de Madrid cuenta actualmente con al menos 184 calles dedicadas a personas, lugares o hechos relacionados con la dictadura. El Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid propone al COI su sustitución por calles que recuerden a deportistas olímpicos
La cifra es escalofriante. La ciudad de Madrid cuenta actualmente con al menos 184 calles dedicadas a personas, lugares o hechos relacionados con el régimen dictatorial de Francisco Franco. Ni el paso del tiempo, la alternancia de diferentes partidos políticos en el Ayuntamiento, ni la Ley de Memoria Histórica han conseguido eliminar del callejero de Madrid los vestigios de un pasado fascista.

"El alcalde de Madrid que más ha incumplido la ley de Memoria Histórica, que obliga a eliminar el ensalzamiento del franquismo de los espacios públicos, es actualmente el ministro de Justicia. Hablo de Alberto Ruiz Gallardón. Esta situación refleja la situación de injusticia que se vive", explica a Público el historiador Antonio Ortiz, autor del estudio del callejero de Madrid más exhaustivo hasta la fecha.
No obstante, la cifra no deja de aumentar conforme avanzan las investigaciones de Ortiz. En la próxima versión que prepara este historiador la cifra aumenta a más de 200 nombres. El 'modus operandi' es claro. Tiene una base de datos con las más de 8.000 calles de Madrid y los compara con los archivos de miembros de Falange y adeptos al régimen que van llegando a su poder. Las últimas listas las ha obtenido de la Fundación Francisco Franco.

La economía, el capitalismo y la guerra

La economía, el capitalismo y la guerraPDFImprimirE-mail
Opinión / Actualidad Economía
Escrito por Juan Torres López   
Viernes, 06 de Septiembre de 2013 00:00
“No podemos construir un automóvil decente, ni un televisor… ya no tenemos siderúrgicas, no podemos otorgar servicios de salud a nuestros ancianos, pero eso sí, podemos bombardear tu país hasta hacerlo mierda, especialmente si tu país está lleno de morenos…”. George Carlin
Mucha gente identifica el capitalismo con la existencia de los mercados e incluso de las empresas pero eso es un grave error. Ambos existieron desde mucho antes que el capitalismo y seguirán existiendo cuando desaparezca, aunque sí es cierto que en cada sistema económico funcionan con características y funciones diversas.

El rasgo distintivo del capitalismo es que, primero, incorporó a la órbita del mercado recursos que antes se utilizaban fuera de él, como el tiempo de trabajo y la tierra. Antes se podía comprar o vender a las personas pero no se adquiría su fuerza de trabajo a cambio de un salario y la tierra se conquistaba o transmitía pero no se intercambiaba en mercados como se hace en el capitalismo. Ese hecho, y el que más adelante se hayan mercantilizado incluso hasta las expresiones más íntimas de la vida humana y social, hacen que el capitalismo se distinga no por haber creado, como a veces se cree erróneamente, la economía de mercado, sino la sociedad de mercado. Y, por tanto, someter la vida social en su conjunto al afán de lucro.