4 de diciembre de 2013

Un estado policial incompatible con la democracia

Un estado policial incompatible con la democraciaPDFImprimirE-mail
Opinión / Actualidad Política
Escrito por Agustín Moreno   
Miércoles, 04 de Diciembre de 2013 06:42
Cuando aquel jefe de policía de Valencia llamó “el enemigo” a un grupo de chavales de secundaria que se manifestaba en defensa de la enseñanza pública, nos debimos de imaginar lo que se nos venía encima. Cuando otro mando de la policía nos dijo a un grupo de manifestantes de sanidad y educación, enfrente de la Asamblea de Madrid: ”Váyanse ya de aquí y háganse a la idea de que estamos como si hubiéramos perdido una guerra”, nos estaba lanzando un inquietante mensaje, bien fuera de elaboración propia o como consigna gubernamental.

Lo cierto es que el consejo de ministros ha aprobado el Anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, que es la segunda pata de la estrategia represiva (junto con el proyecto de Código Penal de Gallardón) del asalto a las libertades y a los derechos de reunión, manifestación y huelga. Aunque lleve ese nombre, en realidad estamos ante una ley de protección del gobierno y de impunidad policial. Es una ley de ultraderecha que va en contra de los movimientos sociales, los sindicatos y la ciudadanía crítica. Una ley innecesaria que no obedece a ninguna alarma social ni a ningún problema real de orden público, sino al miedo gubernamental ante las protestas que genera su antisocial política económica. Un proyecto de ley que aprueba el gobierno, antes que una legislación anticorrupción, y que pone en su sitio sus prioridades políticas.