13 de diciembre de 2013

Algo huele a podrido en la Agencia Tributaria

Algo huele a podrido en la Agencia TributariaPDFImprimirE-mail
Opinión / Actualidad Política
Escrito por Juan Fco. Martín Seco   
Viernes, 13 de Diciembre de 2013 05:17
Pérez Galdós en su novela “Miau” describe y dramatiza una de las lacras de la sociedad española del siglo XIX, la politización de la Administración pública, con las cesantías ligadas al turno de partidos y al favoritismo. El protagonista de la obra es Ramón Villaamil, un competente ex empleado del Ministerio de Hacienda, que se encuentra cesante por no haberse arrimado a las influencias adecuadas. Tras una vida destinada al empleo público, llegando incluso a servir en Filipinas -y a pesar de sus propuestas novedosas como la de establecer un impuesto progresivo sobre la renta, que son burlonamente desechadas- no logra conseguir un empleo para cubrir al menos los dos meses que le quedan para el retiro.