29 de diciembre de 2013

La divina ley del aborto

La divina ley del abortoPDFImprimirE-mail
Opinión / Actualidad Política
Escrito por Juan Antonio Aguilera Mochón/ UCR   
Domingo, 29 de Diciembre de 2013 00:00
A Dios nunca le han gustado ellas. Creó a la primera a regañadientes porque Adán andaba tirándose a todo lo que se meneaba, y desde entonces ha sufrido con el sexo femenino. Por el fallillo de hacer sólo dos humanos de entrada, tuvo que soportar unos primeros tiempos de frenesí incestuoso entre los hijos e hijas de Eva (¡eso sí que fueron pecados originales!), pero enseguida dijo hasta aquí hemos llegado. Las mujeres parecían olvidar que las puso en el mundo para satisfacer a los hombres, y ahora se creían que podían darle gusto alegremente a su chichi: ¡putas! Con el sexto mandamiento quiso poner freno al deseo sexual masculino, pero el femenino como si no existiera. Con un Par.