4 de febrero de 2014

La muerte de un entrenador, Aragonés, y la de un filósofo, Carlos París: España en crisis intelectual.

La muerte de un entrenador, Aragonés, y la de un filósofo, Carlos París: España en crisis intelectual.PDFImprimirE-mail
Opinión / Actualidad Política
Escrito por Javier Fisac Seco   
Martes, 04 de Febrero de 2014 06:48
El eco atronador que ha tenido la muerte del entrenador de fútbol, Luis Aragonés, contrasta fuertemente con el escaso eco, apenas un discreto runrún, con la de un catedrático de filosofía, militante comunista durante la Dictadura, pensador crítico y crítico de pensadores, semilla de reflexión y profesor de intelectuales. Y lo digo sin pasión porque yo no soy del PCE, en estos tiempos. Hay casi que escudriñar en el fondo de las páginas de la prensa para encontrar la noticia de la muerte de Carlos París.

Y con la única excepción del periódico virtual “Público”, apenas si encontramos poco más que una tímida y forzada esquela en la prensa y medios televisivos y radiados de los medios que, en los tiempos de la “transición”, el cuento de la lechera, hubieran sido de izquierdas. No encontramos ni una sola reflexión crítica sobre la falta de pensamiento crítico en la actualidad. Todo parece embotado. En la superficie y buena conciencia institucional, porque debajo de ella permanecen los herejes, librepensadores y hedonistas.
Qué futuro puede tener un país, cuando ese país no tiene intelectuales. Y si los tiene están en la periferia de los medios de comunicaciones como exiliados de su propia conciencia; la conciencia de clase del pueblo. Un pueblo sin conciencia de sus propios intereses ¿hacia dónde camina? Un pueblo sin intelectuales ¿por quién será guiado y hacia dónde? En todo tiempo, las condiciones objetivas para la revolución están dadas, porque en todo tiempo ha existido, como un ejercicio de brutalidad sanguinaria, la explotación y dominación económica, política y moral-religiosa. Pero toda revolución es inconcebible, es imposible, sin las condiciones subjetivas: las fuerzas intelectuales.